Comparte

Llega el que se supone que debería ser el día más terrorífico del año, aunque estaréis conmigo en que es mucho peor el día de hacer la declaración de Hacienda. A mi este día me encanta, supongo que será porque cae muy cerca de mi cumpleaños, y desde pequeña lo he celebrado en esta fecha. Siempre he salido con mis amigos pero este año, dadas las circunstancias, creo que tendré que prescindir de celebraciones. Aun así me apetece darle un toque especial a la casa, por eso he hecho esta calabaza de Halloween, una manualidad fácil y que te encantará. ¿Quieres aprender?

Hazlo en 10′
Fácil

Qué necesitarás para hacer una calabaza de Halloween de tela

  • Cordón fino tipo cáñamo
  • Cuerda (más grusa que la anterior, pero no en exceso)
  • Tijeras
  • Un trozo de tela cuadrado
  • Pegamento para tela o pegamento caliente
  • Algodón o relleno de poliéster

Cómo hacer una calabaza de Halloween de tela

La verdad es que esta calabaza de Halloween es una manualidad de tela muy sencilla y queda bastante resultona. Además, estoy segura de que después le sacaré algún tipo de utilidad.

El tamaño de tu calabaza, como es obvio dependerá de lo grande que sea tu trozo de tela. Yo he hecho dos, una más grande que otra. En cualquier caso, estoy segura de que una vez hagas una, al menos una más caerá. ¡Empecemos!

  1. Extiende tu cuadrado de tela sobre una superficie plana, con la parte del revés (la menos colorida) mirando hacia a ti. Dóblala por la mitad y pon pegamento por el borde, junta ambos bordes y ya tendrás una especie de costura (sin coser).

2. Coge un trozo de cuerda (de la fina) y haz un nudo en uno de los extremos. Haz un par de nudos más para asegurar que queda bien cerrado. De esta forma tendrás un tubo de tela cerrado por un lado.

3. Da la vuelta al tubo y rellénalo con algodón hasta que tengas (más o menos) la misma parte rellena que el ancho del tubo.

4. Dale un poco de forma aplastando el algodón. Después enrolla la parte sobrante.

5. De nuevo, coge un trozo de cuerda y haz un nudo. Esta vez en el otro extremo.

6. Corta la parte sobrante de tela unos 3 o 5 dedos por encima del nudo.

7. Coge de nuevo cordón fino, esta vez no cortes, quédate con la bobina en la mano. Hazle un nudo en la parte superior (donde has reservado un trozo de tela). Ahora empieza a envolver la calabaza con el cordón, de forma que queden espacios equidistantes entre cada partición creada por la cuerda. Después vuelve a hacer un nudo alrededor de la parte superior y corta el cordón restante.

8. Es el momento de usar la cuerda con más grosor. En esta fase no contamos con una medida exacta de cuerda, por lo que trabajaremos con el ovillo (como en la anterior fase) y después cortaremos.

Coge la cuerda y con ayuda del pegamento fíjala a la parte superior de la calabaza. Ahora empieza a enrollar la cuerda alrededor de la zona de la tela, tal y como se muestra en la imagen. Por último corta la cuerda restante y la posible tela que asome.

¿Qué te ha precido? ¿Ya tienes fichado un retal de tela para hacer tu calabaza de Halloween? Etiquétame en las redes para poder ver tus creaciones.


Comparte