Comparte

A veces me parece que mis llaves juegan al escondite conmigo, y lo peor es que soy pésima jugando a ese juego. Desde que averigüé cómo hacer un porta llaves de pared, esto me ha empezado a pasar menos. Primero tuve que hacer un periodo de adaptación a lo Samanta, y acostumbrarme a dejarlas ahí durante 21 días. Después, casi sin darme, cuenta he dejado de perderlas. He de decir que no es que hayan llaves de mi casa desperdigadas por todo el país, siempre acababan apareciendo en una chaqueta, una mochila o simplemente en un “vacía bolsillos” que rara vez utilizaba.

El caso es que este porta llaves de pared, además de haberme sido muy útil, cuesta poco de hacer, te permite reciclar algún cuadro viejo y puedes personalizarlo a tu gusto.

Hazlo en 30′
Dificultad media

Qué necesitarás para hacer un porta llaves de pared

  • Cuerda de pita fina
  • Clavos
  • Martillo
  • Pintura
  • Marco de fotos

Manos a la obra

Como siempre, antes de contarte cómo hacer un portallaves de pared, te hablaré de mi caso concreto. Yo lo hice para una casa de playa en la que predominan los colores naturales y turquesas, de ahí el color elegido, pero tú puedes escoger el que más te guste. Además, usé un marco de fotos al que se le había roto el cristal, así pude reutilizarlo y darle una segunda oportunidad para vivir en mi casa.

  1. El primer paso es pintar el fondo del color que quieras. Para ello, saca la madera interior del cuadro, así podrás pintarla mejor. Como te digo, yo seguí con el estilo del resto de la casa y escogí un turquesa. Además lo diluí para que hiciera una especie de aguas, dando así un toque más marinero.
  2. Después piensa qué figura quieres que aparezca. Es decir qué dibujo te gustaría ver. Yo elegí una flecha y la puse mirando hacia la salida.
  3. Ahora dibújala flojito con un lápiz por encima de la pintura. Si no se te da muy bien dibujar, siempre puedes imprimirte la silueta de la imagen que quieras, recortarla y utilizarla como plantilla.
  4. Marca puntitos equidistantes alrededor del trazo que has dibujado, ahí es donde irán los clavos.
  5. Clava los clavos en los puntitos, con cuidado de que no salgan por detrás. Y ahora borra los restos de lápiz.
  6. Entrelaza la cuerda de pita por los clavos, procurando coger de puntos enfrentados para crear más cruces en el dibujo.
  7. Pon tu obra dentro del marco.
  8. Señala en la parte de abajo del marco los puntos donde quieres colgar las llaves. Una vez más, intenta que sean equidistantes, de esta forma quedará un diseño más limpio.
  9. Clava los clavos en estos puntos para colgar las llaves.

Ahora que ya sabes cómo hacer un porta llaves de pared, sólo te queda situar tu creación en la pared que más te guste. Lo más lógico es que esté cerca de la puerta de entrada, así te será más fácil coger el hábito de usarlo y tus llaves no jugarán al escondite contigo.


Comparte