Comparte

Un día que estaba en casa de mi madre, llegó con uno de esos chollos que suele encontrar. Creo que no os he hablado de una faceta mía (que aprendí de ella), pero soy una gran buscadora de chollos. De hecho cuando mis amigos tienen que comprar algo que yo ya he comprado, suelen preguntarme, y esto es así porque comparo y escojo lo mejor en relación calidad-precio. Bueno, a lo que iba, estaba en casa de mi madre y apareció con un sujeta cortinas que me pareció muy simple pero a la vez bonito. Nunca me había planteado cómo hacer un sujeta cortinas, de hecho nunca había pensado en la necesidad de atrapar a las cortinas, pero me gustó y me puse manos a la obra.

Hazlo en 15′
Fácil, incluso para torpes

Qué necesitarás para hacer un sujeta cortinas

  • Cuerda gruesa (preferiblemente de algodón)
  • Alambre
  • Cinta adhesiva
  • Mechero

Manos a la obra

Yo lo hice con cuerda color natural, porque lo utilicé para un apartamento de playa, en el que la decoración predominante son azules y tonos naturales como mimbre y cuerda. Pero podrías usar cuerda de otros colores en función de cómo sea la decoración de tu casa.

Como soy muy de reutilizar, usé las asas de un bolso viejo que eran de cuerda de algodón, este tipo de cuerda es el más apropiado porque no suelta pelitos y es suave. Si no tienes en casa, puedes recurrir a alguna de este tipo, que se suelen vender en grandes cantidades, pero no te preocupes porque podrás usarla para otras creaciones que te iré compartiendo.

Para hacer un sujeta cortinas como el de la foto, debes tener en cuenta que su función es como la que se dice de Dios, “apretar, pero no ahogar”. Hacer un nudo directamente alrededor del textil, sería como “ahorcar” la cortina, y el tejido no caería de la misma manera. Aquí es donde entra en juego el alambre, que hará que la cuerda quede firme sin apretar en exceso.

  1. Corta el trozo de cuerda que necesites para abrazar tu cortina cuando esté recogida. No lo cortes tan justo como para sólo rodearla, dale unos cuatro dedos más.
  2. Extiende el trozo de cuerda encima de una mesa e introduce por uno de los extremos de la cuerda, el alambre. Asegúrate de que queda lo más recto posible.
  3. Corta el alambre de forma que quede totalmente cubierto por la cuerda.
  4. Cierra los extremos para que no se salga el alambre, ni se deshaga la cuerda. Para ello aprieta los extremos con cinta adhesiva y quema la punta con un mechero.
  5. Ya puedes utilizarlo, dobla la pieza alrededor de la cortina y deja los extremos en la parte trasera (la que da a la pared), para que no se vean.

Y hasta aquí llegan los pasos para hacer un sujeta cortinas. Si tienes dudas o quieres enseñarme cómo te queda, sabes que en el blog o en las redes puedes encontrar a La Maru.


Comparte