Comparte

Si sigues este blog debes saber lo que me gusta aprovechar las cosas que ya no uso, y una de ellas son los vasos de tubo (ahora soy de las que prefieren una buena copa). En su día te conté cómo usarlos para hacer tus propios botes de cocina y hoy te enseñaré crear un portacepillos de estilo natural.

Qué necesitas para hacer un portacepillos de estilo natural

  • Palitos de madera para manualidades de dos tamaños
  • Hilo de algodón gordito
  • Pistola de pegamento caliente

Manos a la obra

  1. Empieza a pegar palitos de los de menor tamaño al vaso con uno de los extremos a la altura de la base.

2. Pega 6 uno al lado del otro a la misma altura.

3. Cambia a los palos de mayor altura hasta que llegues a la parte opuesta del vaso.

4. Vuelve a pegar palos de los de menor altura de forma que coincidan con su lado opuesto.

5. Despega los palos de mayor altura colindantes a los pequeños (uno de cada lado). Ata el hilo a uno de los palos que deberás ponerlo en su hueco, pero sin estar pegado (así podrás enrollar el hilo).

6. Enrolla el hilo de un lado a otro sujetando los palos con la otra mano. De esta forma fijas la distancia a la que debe ir enrollándose la cuerda.

7.Continúa el proceso hasta llegar a la altura de los palos altos.

8. Fija los palos de nuevo en su lugar con un poco de pegamento. Repite el proceso (pasos 5 a 8) en el lado opuesto.

9. Añade cuerda alrededor de todo el vaso dando continuidad al diseño.

10. Añade más vueltas con la cuerda en la parte inferior para rematar el portacepillos.

11. Pega el final de la cuerda a los palos de forma que quede un cierre discreto.

12. ¡Enhorabuena!, has aprendido a crear un portacepillos de estilo natural.

Este es el diseño que he hecho yo, como siempre puedes inventar una forma diferente de dar vida a tus creaciones y simplemente usarlo como inspiración. ¿Te animas a hacerlo? ¡Me encantará ver como te queda!


Comparte