Comparte

Los materiales naturales son un must de la decoración en los tiempos que corren. La verdad es que llevan bastante en tendencia, el día que dejen de gustarme no sé que haré con los metros de cuerda que han ido formando parte de los complementos de mi casa. Lo que sí sé, es lo que he hecho hoy con unos pocos centímetros; este DIY del florero de cuerda y cristal que estabas buscando.

Además para crear este pequeño florero he vuelto a reutilizar los vasos de tubo en los que ya no bebemos cubatas. Así que si no te gustó la idea del portacepillos o la de los botes de cocina, esta puede que te conquiste, ¡toma nota!

Qué necesitas para hacer un florero de cuerda y cristal

Manos a la obra

  1. Coge un extremo de la cuerda y colócala a la altura que quieres que quede la cuerda. Añade pegamento de ese punto hasta la base y pega la cuerda.

2. Pon pegamento alrededor de todo el vaso por tramos y ve pegando la cuerda. Recuerda hacerlo por partes, de esta forma el pegamento no se secará antes de pegar la cuerda.

3. Sigue repitiendo la operación hasta que hayas llegado a la altura marcada por el inicio de la cuerda que has pegado.

Como ves es una forma muy rápida y fácil de hacer un florero de cuerda y cristal. Además sólo necesitas materiales que es fácil que tengas en casa y con un poco de imaginación puedes personalizarlo a tu gusto; con cuerdas de colores, dejando a la vista más o menos cristal…¡tú mandas! Y como siempre etiquétame en las redes para ver tus creaciones. 😉


Comparte