Comparte

En casa tirábamos mucho de freidora, la falta de tiempo de toda la familia y la comodidad, hacía que las cenas giraran en torno a un festival de patatas fritas con carne o pescado. Y no pasaba nada, somos una familia de constitución agradecida, hasta los 18 años daba igual lo que comiera que prácticamente no llegaba a 50 kilos y mi altura (como ahora) era 1’73, pero con los años mi dieta tuvo que cambiar. Cuando me independicé decidí no comprar freidora, es más opté por eliminar los fritos de casa (aunque el tapeo con mis bravitas y calamares en el bar los findes no me lo quita nadie). El caso es que echaba de menos el sabor de esas patatas en la freidora, hasta que descubrí cómo hacer patatas fritas no fritas y hoy te voy a contar el secreto.

2 comensales

Hazlo en 5′ + 10′ en el microondas
Fácil
Apto para veganos

Ingredientes para hacer patatas fritas no fritas

  • 2 patatas
  • 1 cucharada de AOVE
  • Sal (al gusto)
  • Pimentón dulce, pimentón picante y ajo en polvo (opcional)

Elaboración

Si lo que quieres es conseguir una guarnición con sabor a patatas fritas normales omite la parte de las especias, pero para mi son un puntazo de sabor.

  1. Lava las patatas y córtalas en forma alargada. Yo les dejo la piel porque no me molesta, pero también puedes pelarlas.
  2. Ponlas en un bol y echa una cucharada de aceite y un poco de sal. Si has optado por probarlas con más especias échaselas también, la cantidad dependerá de gustos. Remueve bien todos los ingredientes.
  3. Mete el bol en el microondas durante 10′ tapándolo con la típica tapa de este electrodoméstico. A los 5′ remuévelas para que las de abajo pasen arriba y viceversa.
  4. ¡Saboréalas! Aunque si dejas que se enfríen un pelín quizás te ahorres un quemazo en la lengua. 😉

Como ves es una tontuna de guarnición, pero da bastante el pego. También puedes sustituir el AOVE por una cucharada de mahonesa. Y por supuesto, puedes cambiar el microondas por el horno (siempre que no te importe tardar más tiempo).

Espero que te guste el invento. Las patatas fritas no fritas me quitaron más de una vez las ganas de llenar la sartén de aceite. ¡Disfrútalas!


Comparte